Sobre mí

¿Por qué escribí "La Reconquista del Edén"?

La vida muchas veces trae consigo avatares que nos ponen a prueba. Enfermedades, circunstancias económicas desfavorables, desamores, soledad o, por el contrario, exceso de compañías que muchas veces te ahogan. Estas como muchas otras, son un sinnúmero de situaciones que en el momento pareciesen prolongarse a medida que avanza la vida, y lo que es peor sin una luz de solución al final del escabroso sendero que te lleva. Ahora, la entereza y la positividad con la cual se afronten estos bemoles, es la rapidez como estos mismos desaparecerán, o al menos se tendrá la energía para resistir tan pesada carga. Ya no sentirás dentro de ti que es un castigo de algún tipo, sino por el contrario, un crecimiento para evolucionar.

La Reconquista del Edén surgió de un largo periodo de cesantía. Mi especialidad ha sido siempre la ingeniería, área bastante pragmática y muy aplicada a respetar normativas y procedimientos. Creo no equivocarme al concluir que, a pesar de ser asignaturas diametralmente opuestas, la literatura y las matemáticas tienen un punto de convergencia fundamental para lograr un resultado óptimo, y esta es la disciplina con la cual se aborda un desafío.

Por eso, cuando me preguntan si fue difícil adentrarme a este universo subliminal de plasmar en palabras historias, respondo que no fue tan difícil, solo hay que sentarse frente al ordenador y proponerse un objetivo y perseverar. Muchas veces las ideas no llegan, muchas veces no estas inspirado, pero la disciplina va en darle el tiempo que merece tu obra, sin importar si la página quedó en blanco. No te quepa la menor duda que no fue tiempo perdido, porque las ideas ya se gestaron en tu cerebro y en algún minuto emergerán como un torrente.

La Reconquista del Edén ha sido una catarsis en mi vida, una bendición para aquellos duros momentos, pues me sumergí dentro de una historia no contada por mí, sino en la cual soy un espectador errante que vivió al igual que los personajes, situaciones dignas de una película de ciencia ficción. Como siempre lo reitero, una montaña rusa de emociones que me desconectaron de cualquiera circunstancia complicada vivida en ese instante de mi existencia. Nunca dudé, estaba seguro que todo mejoraría y habría una solución.

Escribir, dibujar o hacer música son catalizadores que estimulan nuestra capacidad de introspección, eso quiere decir que de modo inconsciente estamos reflexionando y meditando. Qué mejor forma de sanar y ver la vida en colores y no de tonalidades grises, como la mayoría lo hace.

esteban veguer

Puedes encontrarme en:

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies.    Más información
Privacidad