esteban veguer

El equilibrio

—Soy una Moira.

La miro extrañado y ella sonríe.

—Las Moiras personificamos los destinos de cada individuo que habita el planeta. Controlamos el hilo de vida de los mortales desde el nacimiento hasta su muerte. Somos inflexibles en ese aspecto, ni siquiera los grandes maestros tienen autoridad o el poder de transgredir nuestras decisiones sin poner en riesgo el orden del universo. Sabemos quién debe vivir y quién no, quién debe ser feliz y quién aprender de su desgracia. Nuestras decisiones mantienen el equilibrio entre los niveles Positivo y Negativo que rigen el plan divino.

—¿Me está diciendo que todo está predestinado?

—Por supuesto que no. —Aisa se acomoda en la silla—. Cada decisión es la resultante de infinitos caminos cimentados en una ilimitada red de pensamientos, circunstancias y situaciones que convergen en un fin establecido por el plan divino. Nuestra intervención reside en cuál de los ramales de la red fue tomada la decisión. Un padre educa a su hijo de acuerdo a sus propias experiencias y valores. Toda decisión que el hijo tome, de una u otra manera, lo quiera o no, se verá afectada por la doctrina que su padre haya establecido al interior del núcleo familiar. Cada decisión tomada por ustedes los mortales es una entre millones consideradas en el diseño original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies.    Más información
Privacidad